Nuestros deseos para 2011


¿Y si el próximo año hiciéramos como los árboles?
Generosos, regalan sus frutos.
Amparan a quienes se arriman.
Por exiguo que sea su espacio y duras las condiciones
saben cómo desarrollarse sin dejar de vivir en comunidad,
sacando la fuerza de sus raíces y de relación con el entorno.
Y sobre todo, por mucho que se tuerzan las cosas,
siempre encuentran el modo de enderezar su vida
y seguir creciendo, firmes, hermosos y renovados,
hacia la luz.

Feliz y exuberante 2011

Comentarios